La limpieza de un baño  es importante porque dice mucho de los dueños del espacio, pero más que apariencia, la verdadera importancia radica en que estos lugares bien higienizados permiten cuidar la salud de toda la familia.

En los baños se generan todo tipo de restos insalubres que van desde heces fecales hasta restos de células muertas y los residuos de productos de uso diario como como cosméticos, jabón, pasta de dientes, entre otros.

Este cúmulo de sustancias, aunadas a la humedad del espacio son sitio fecundo para el desarrollo de hongos, moho, sarro y otras bacterias que se adhieren a las superficies de pisos, losetas y lavabos, por lo que es muy importante conocer los secretos para generar una limpieza completa.

Utilizar productos sarricidas y desinfectantes pueden ser peligroso especialmente si se hacen mezclas “potentes” para quitar toda la suciedad, por lo que se recomienda en lugar de hacer una limpieza grande cada quince días, limpiar eficazmente diario inodoros, lavabos y canceles, y con ello reducir la utilización de químicos.

Sigue este tip para limpiar los canceles del baño

  • Para limpiar cancel de baño, un truco siempre eficaz es el uso de pasta dental blanca, la cual puede revolverse con bicarbonato y agua.
  • Esta mezcla debe de quedar bien diluida hasta que la pasta sea ligera y se pueda untar sobre el espacio a limpiar.
  • Después de ello toma una fibra suave verde y talla ligera y firmemente formando círculos.

Para finalizar limpia con un trapo y moja con agua para escurrir bien cualquier residuo. Este truco se recomienda después del baño o ducha jalar el agua que se queda en los cristales con una jaladora de hule para evitar las manchas en los cristales.